Bienvenido a Perú

marzo 29, 2011

Llevo ya unos días en Chachapoyas, en el norte de Perú. Resulta que además de este nombre muy divertido, el lugar y los alrededores más que nada tienen muchas cosas muy interesantes. Hoy acabé otra vez cansado el tour que hice, así que, aprovechando que por fin funciona el internet en el hostal, decidí actualizar el blog.

Voy a empezar con las noticias: en los últimos días mis cacharros electrónicos están fallando uno detrás de otro. La cámara foto, después de una muy larga agonía ha decidido morir. En Septiembre, mientras estaba en California, se me cayo en la arena. Desde entonces empezaron los problemas, pero se acabaron la semana pasada, cuando ya dejó de darme problemas y morir en paz. La buena noticia es que ya me compré otra, aprovechando de mi nueva tarjeta de crédito me compré una nueva por http://www.amazon.com en EEUU y ya está camino de casa de mi primo en California, que luego la enviará a Perú. Decidí hacerme fiel a la marca Panasonic Lumix, e igual si no tengo dinero para una SLR, me compré una bastante buena y barata: la DMC-FZ35. Es el siguiente paso después la muy buena cámara que tuve. El próximo paso: una SLR de verdad! Mientras tanto hago las fotos con el móvil, que en su día, en 2008, su punto débil era la cámara foto. La verdad que cuando vi las fotos que saca me entró una depresión… si os parecen bonitas tenéis que ver los sitios!
Pero bueno, como creo que se puede notar, escribo con más acentos… porque tengo un teclado Español. Por desgracia es un teclado externo, igual si no muy grande. Pero mi portátil tampoco anda muy fino. Al principio se estropeó la tecla ‘w’ pero casi me daba igual. Pero han seguido la ‘?’, la ‘e’ y la ‘r’, así que en Guayaquil me compré un teclado externo. Ya mi portátil no es tan pequeño y tampoco tan ‘portátil’.
Y para acabar, mi MP3 player tuvo una crisis, igual si de vez en cuando responde, parece que no va a funciona de nuevo.
Por lo menos aproveché de la oportunidad para comprarme en EEUU un soporte de manillar para el GPS, creo que lo voy a necesitar mucho a partir de ahora. Y resulta que el mapa gratuito que tengo de Sur-América es muy muy bueno, indica hasta los senderos para llegar a los sitios arqueológicos más remotos.
Todo esto pasó en menos de una semana, así que tiene que haber una mala onda o mala vibra dentro de mi mochila. Todavía no se por donde empezar a buscar!

Otra cosa que quiero comentar antes que nada es que desde que me fue de Bogotá, con la excepción de unos días en la costa de Ecuador, ha llovido TODOS LOS DÍAS! Ahora está lloviendo por ejemplo, la tercera vez el día de hoy. Sumando los días de lluvia en Bogotá, que no han sido pocos, está y me está lloviendo desde más de dos meses. Pensando en como acabó el año 2010, puedo decir que desde el sur de Nicaragua me está lloviendo 90% del tiempo. Esto no es poco, igual si uno se acostumbra llegar a los sitios mojado, llevar la ropa oliendo a humedad… No quiero pensar más en el asunto, pero esto puede llegar a ser deprimente.

Bueno, para no caer en depresiones, vuelvo a hablar en mis últimos días en la costa. Me fue de Canoa, sin estar seguro de lo que estaba haciendo. Por un lado quería avanzar, pero dejar Canoa ha sido una decisión que dudo hasta ahora. Pero bueno, ahí estaba, con la moto cargada, intentando salir de la calle llena de barro debido a las LLUVIAS. Pero bueno, las lluvias en la costa son diferentes, fácil de aceptar y de olvidar. Al principio quise parar en una playa aislada y luego seguir hacía Cuenca. Pero me di cuenta que tenía ganas de fiestas, y como era Vineres, decidí quedarme en Montañita. Es el lugar de fiestas más popular que conozco en la costa de Ecuador. Bueno, ahí estaba, de nuevo en Montañita. No antes de pasar por unas zonas muy muy bonitas de costa. A un momento dado me metí por unas carreteras secundarias y llegue a unos sitios llenos de barro. Me sorprendí a mi mismo con la facilidad de cruzar por charcos grandes de barro, pero como no tenía experiencia con estas cosas, supongo que tampoco es tan difícil como pensaba. Por lo menos no con los neumáticos que llevo. Pero bueno, sobre barro un poco más tarde.
En Montañita empecé preguntar sobre alojamiento y una chica que trabajaba en un restaurante vegetariano me ofreció quedarme en casa de una amiga suya que estaba de viaje. Por lo mismo que una habitación en un hostal de mala muerte… En fin, que tuve una casa muy muy bonita que tuve que compartir con Susi, una chica de Indonesia, otra amiga de la dueña de la casa. Todo estupendo, pude lavar mi ropa, cocinar algo… Al final no tuve ganas de salir, pero igual tuve una noche emocionante. Sobre las 3 de la madrugada me desperté escuchando ruidos. Pensé que era Susi, pero luego me di cuenta que los ruidos y las voces se escuchaban de fuera, muy cerca de la ventana de la cabecera de mi cama. Me acerque un poco y vi un tipo subiendo por un albor pegado a la casa. Luego escuché sus pasos por el tejado… Me fue a avisar a Susi, que se quedaba arriba, pero ella estaba despierta con la tele encendida. Hemos empezado hacer ruido para indicar que la casa no estaba vacía, pero unos minutos más tarde hemos escuchado otro pasos por el tejado. La situación ha sido muy rara, porque era un poco absurda. Pensaba que si son ladrones se van a asustar con las luces y el ruido, pero como estos no se iban, no sabía que creer. Al final hemos llamado a la poli, tuvimos que salir en la calle principal para esperarlos… nunca llegaron así que nos fuimos de vuelta a la casa. Ya no hemos oído más ruidos y al final, sobre las 5 de la mañana he conseguido dormir. El día siguiente todo tranquilo, la apuesta de sol fantástica, pero la marea estaba muy alta y las olas fuertes así que no pude jugar al surfista. Por la noche hemos salido con Susi, por lo menos para no molestar a los ladrones si volvían a aparecer. Yo guardé mis cosas importantes, que son pocas, y me daba igual que pasaba con la casa. Pero no pasó nada y tampoco tuve una noche muy fiestera porque se pagaba entrada bastante cara en los sitios donde estuve gratis con Darwin y las chicas un mes antes. Pero estaba divertido ver tanta gente y tanto movimiento por la noche. A la casa no llegaron otras visitas, así que la noche pasó sin eventos.

El Domingo me perdí la primera carrera de MotoGP de la temporada, por un despiste en el calculo de la conversión horaria. Me amargó el resto del día, pero por la tarde/noche Susi estaba invitada a una fiesta en un pueblo cercano y como yo tenía la moto y la podía llevar, resulta que de repente estaba también invitado. Una fiesta en la casa de una joven pareja canadiense que llevaban 3 años viviendo en la zona, tenían un restaurante en Montañita. Otra vez rodeado de mucha gente, casi todos gringos o canadienses… una diferencia importante: los canadienses me caen mucho mejor y normalmente tienen mejores preferencias musicales y gastronómicas. Es lo que me di cuenta al largo del viaje y confirmado en la fiesta. Todo bien, barbacoa, un poco de baile… hasta que a un americano de unos 60 años puesto hasta arriba de coca le dio un tipo de ataque, parecido a epilepsia, que nos dejó a todos con mal cuerpo y en poco tiempo nos fuimos. Esta noche tomé la decisión de no volver a Canoa y quedarme ahí una semana más, como pensaba. Lo que pasó es que la gente de la fiesta me contaron que la semana que empezaba estaban esperando olas muy grandes. Ya en Montañita subió bastante el nivel del mar. Así que la noticia de olas grandes era buena para ellos, mala para mi.

El día siguiente, el Lunes, ha sido un día muy largo para mi. Largo porque ha sido diverso. Las primera 4-5 horas con una calor tremenda, atascos en Guayaquil, paradas al lado de la carretera para tomar agua de coco, frutas o lo que sea. Luego me salí de la ruta de la costa para empezar a subir hacía Cuenca. Vaya subida: del nivel del mar se sube sin interrupciones hasta 4100m, en el parque natural Las Cajas. Por supuesto que a poco tiempo de empezar a subir empezó primero la niebla, luego la niebla+lluvia hasta que llegue a 4100m congelado y temblando que apenas podía girar la moto. Arriba unos paisajes de otro mundo, encima de las nubes, pero la cámara ya no funcionaba y mis dedos tampoco. Así que muerto de frío, mojado y con mala leche, bajé hacía Cuenca. Ahí me quedé en un hostal hacía la salida al sur y después de un baño caliente me pasé el resto de la tarde mirando fútbol en la tele, como era Lunes había resúmenes del fútbol europeo.
El Martes me fue hacía Vilcabamba, pasando por Loja. Otra vez paisajes muy diversos y bonitos, mi cámara igual de muerta. Así que me di cuenta que esto era el final de nuestra relación… Pero si que cumplió y además la compré hace dos años con menos de lo que vale ahora mismo. Llegue a Vilcabamba, conocido como ‘El Valle de la Longevidad’ y decidí tratarme bien. Me quedé a 2km al sur del pueblo, en este hostal/hotel magnifico: izhcayluma Buen ambiente, todo muy bien hecho y las vistas… Típico lugar donde más de uno se queda atrapado. Entre los huéspedes jóvenes, que se quedaban como yo en los dormitorios, habían algunos que ya no se recordaban cuantos días llevaban ahí…
Yo hice una caminata muy buena hasta el pico más alto de la zona, Mandango, otra vez sufriendo por no tener la cámara. A ver si una chicas alemanas que subieron el día siguiente me mandarán las fotos.
La última noche hubo una fiesta y como no había demasiado ambiente fiestero, hemos compensado bebiendo mucho. Un gringo se ofrecía a enseñar salsa, pero el bailaba muy rápido y con una cara tan concentrada que no quise aprender de el :) Así que me hice amigo del camarero colombiano, viajero artesano retirado, y de esta manera mis bebidas estaban más cargadas. Lo que gané en longevidad vital en estos 3 días en Vilcabamba, me lo gasté en la última noche.

Lo malo es que el día siguiente me desperté con resaca y me sentía como un trapo. No muy indicado para los 200km de carreteras sin asfaltar hacía Perú. Pero bueno, llevaba mucho tiempo sin ir por estas carreteras y la primera hora me lo pasé muy bien. Cuando empezó de verdad la carretera en muy malas condiciones y muy estrecha, bajé la presión de mis neumáticos. Así que ahí estaba, con resaca y yendo por una carretera que se parecía a un sendero, sacudiéndome el cerebro. Otra vez volver a pitar antes de cada curva sin visibilidad, otra vez horas sin poder sentarme en el asiento y mirando con mucho miedo las piedras muy afiladas que formaban la carretera. Un par de veces casi me salí de la carretera porque empezó llover y la combinación de es muy mala. No pasó nada, pero me di cuenta, otra vez, que casi no tengo frenos. Por lo menos no en mojado y no por esto tipo de carreteras. Mañana me cambio las pastillas del freno delantero.
Pero pronto sentí un movimiento muy raro a la salida de una curva y me di cuenta que tenía un pinchazo en la rueda de atrás. El neumático estaba totalmente sin aire. Odio cambiar la cámara de la rueda trasera porque no tengo herramientas buenas. Las que tengo son demasiado cortas y no se puede generar bastante fuerza. Pero bueno, me puse a sacar la cámara y después de un tiempo y mucho sudor, lo conseguí. Una observación: en Perú y creo que en Ecuador también, se llama cámara. En México y Colombia se llama ‘tubo’. Nunca estoy seguro como se dice…
Vi que el problema ha sido el tamaño de la cámara, en Bogotá no encontré una del tamaño bueno y al final puse una más ancha. Como no estaba bien colocada porque no cabía, parece que con la presión más baja empezó rozarse y se pinchó, pero formando como un canal en la zona donde no estaba bien estirada. Imposible de reparar con parches. Así que saque la que tenía de reserva, esta vez de tamaño bueno, e intenté montar el neumático. Pero como este modelo está hacho para usarse sin cámara, los paredes del neumático son muy duros y con mis herramienta no hubo manera de montarlo. En una hora y media que estuve ahí dejó de llover, salió un sol muy fuerte y luego volvió a llover. Para variar. Por fin pasó un camión y pensando que ellos deben de tener herramientas, les paré. Resulta que ellos usaban unos trozos de hierro que daban un poco de miedo mirando mi rueda, pero lo hemos intentado y al final conseguido. Pero después de inflarla hemos visto que al montar el neumático hemos pinchado la cámara. Me lo esperaba… Así que otra vez solo y otra vez desmontando el neumático. La cámara tenía 3 pinchazos y yo tenía 3 parches más. Hice lo que pude y monté el neumático. Esta vez sólo, improvisando un tipo de herramienta más larga. Parecía que iba a funcionar, así que después de 4 horas, pude por fin seguir. Llegue solo hasta Zumba, el último pueblo antes de la frontera. Encontré un hotel, 3 dólares/noche, y me quedé en Zumba. Por supuesto que ya mi neumático estaba sin aire otra vez. El día siguiente busqué la cámara más ancha que tenían en el pueblo y que es 3/4 del ancho que necesito, pero como ha sido la única solución, la llevé a una vulcanizadora y la montaron. Todavía la uso, así que funciona. De toda forma me compré otra de repuesto en Jaén, Perú… esta es casi del ancho que necesito. Aquí las motos son más pequeñas y con ruedas más estrechas.
En Zumba llovió casi 12h sin parar y por la mañana la carretera estaba todavía peor que antes, una mezcla de barro con piedras. Pero yo estaba sin la resaca así que pronto me acostumbré a ir derrapando todo el tiempo y perdiendo de vez en cuando la rueda delantera. Menos mal que no me caí nunca. La frontera muy tranquila, sólo que llegue a la hora del almuerzo y tuve que esperar a los funcionarios. La salida de Ecuador ha sido una cosa de 2 minutos y la entrada en Perú media hora una vez que volvieron los funcionarios. Sin problemas. Pero la carretera de ahí hasta San Ignacio ha sido un poco diferente: el barro más liquido, menos piedras pero también menos curvas y un poco más ancha. Tardé 2 horas en llegar a San Ignacio y en estas horas me hice especialista en derrapadas y conducción en barro. Incluso llegue a adelantar a todos los locales, igual si coche o moto. De San Ignacio a Jaén es más o menos una hora de carretera sin pavimento pero en muy buen estado, y 35min de asfalto. En la zona sin asfaltar, que es ancha y de un tipo de arena/tierra muy fina, se puede ir muy rápido… llegue a ir con 120km/h; mi venganza después de casi 300km de carreteras muy malas. Solo que me di cuenta que se me calentaba el motor: tenía una capa de barro seco cubriendo el radiador y el motor. Tuve que lavarlo y luego seguir.
En Jaén nada especial, pero antes de llegar se pasan por unas zonas de cultivos de arroz, de un verde de los más intensos que se pueden encontrar.

Esto combinado con la multitud de motos de 3 ruedas con la parte de atrás cubierta, tipo riksha, y con los anuncios electorales de Keiko me hacían pensar en Asia.

Ya es Martes y decidí quedarme otro día en Chachapoyas, acabando de escribir y descansar. Ayer me quedé escribiendo hasta las 12 de la noche y además me gustaría pasar todo esto a rumano también. Así que aquí estoy, otro día más en Chachapoyas. Mañana me voy a Cajamarca.

Luego el día siguiente me fue a Chachapoyas, esta vez por asfalto y seco, así que pude disfrutar de la carretera que cruza la provincia Amazonas, primero por una zona baja y luego siguiendo un río que se hizo su ruta por dentro de unas montañas. Otra carretera de moto de 5 estrellas. En un momento vi de muy lejos una catarata que parecía grande, pero como últimamente veo algunas todos los días, no les presté mucha importancia. Resulta que el la ‘Gocta’, la tercera más alta del mundo con 771m. Tuve una vista muy buena sobre la catarata cuando me fue a la Ciudad de los Muertos. Es lo que se ve en medio de la foto. Para ver mejores fotos, buscar Gocta en internet.

Luego en Chachapoyas descubrí que además de Kuelap, hay muchos más cosas interesantes en la zona. Kuelap me ha sido recomendada por mi amigo Milan, el artesano más interesante que conozco y con quien quedo en contacto. La ciudad en si es bastante bonita, igual si no muy grande. Pero tiene una plaza bonita y alrededor de la plaza todo lo que uno necesita: hostales, cafés, panaderías, internet…
Después de una noche tranquila me desperté temprano para ir a Kuelap, pero la lluvia me hizo retrasar mis planes. Salí por fin sobre las 10 e hice los primeros km en la carretera que lleva a Cajamarca y que voy a usar mañana. No está mal. Pero la que sube de Tingo a María es una de estas típicas que se ven en Discovery Channel, rodeando montañas muy empinadas, estrechas y a un lado un precipicio de más de 100m. Creo que hasta ahora ha sido la carretera más peligrosa que jamás recorrí. Bueno, hay que definir que significa ‘peligroso’, porque seguramente tiene menos accidentes y víctimas que muchas otras. Pero aquí un despiste o cualquier tontería te manda a una caída muy larga y probablemente no serás nunca encontrado. En fin, que luego me di cuenta que la gran mayoría de las carreteras de la zona son así. Hay que estar atento y conducir sin resaca.
Kuelap es una fortaleza enorme hecha a partir del siglo 6, con muros exteriores de 20m de alturas y en el interior unas 400 construcciones. Es una de las construcciones más grande de las Américas. Las piedras que usaban para construir los muros son gigantes y como Kuelap está hecha justo en la cima de una montaña de 3100m, me hace pensar que los chachapoya no eran justamente flojos y que tenían muchos enemigos.
A mi nada más llegar a la entrada principal me esperaba otra lluvia fuerte, pero en media hora empezó despejarse y por unos minutos vi incluso el sol. El panorama que se puede ver, en todas direcciones, es magnifico. Estas cosas son difícil de describir en palabras, y como mis fotos ya no valen mucho, se puede buscar información adicional y fotos en internet.


Al final del día llegue de nuevo a la ciudad, muy cansado, así que no hice casi nada más. Un poco de lectura y a las 9.30 estaba durmiendo.
Pero el día siguiente, ayer, me desperté antes de las 7, vi que no estaba lloviendo todavía así que después de un desayuno me fue a ver la Ciudad de los Muertos y los sarcófagos de Karajía. El camino que lleva desde el último pueblo hasta la Ciudad de los Muertos parece abandonado, así que seguramente este lugar no está muy visitado.

Una pena porque es algo increíble. Las vistas sobre todo te deja con la boca abierta. De frente se ve la catarata Gocta, luego en las montañas de la derecha algunas cascadas más, no muy pequeñas tampoco. Es el típico paisaje que se ve en los documentales sobre los Andes. En esta zona son todavía verdes, parece que un poco más al sur son pura roca. Pero además de las vistas, este lugar es muy extraño. La manera de construir las tumbas, tipo habitaciones, aprovechando las terrazas muy estrechas en medio de una pared vertical… Además la montaña parece expuesta a caídas de piedras y derrumbes, así que encontrar estas construcciones milenarias en un lugar tan poco indicado te hace pensar un poco más.

Después de esto me fue a ver los sarcófagos verticales de Karajía. Otro lugar bastante difícil de llegar, sobre todo ahora con las lluvias.

Mi moto ha sido castigada bastante duro durante estos días. Aquí te dicen: ‘está a media hora en esta moto’ y después de media hora te das cuenta que has hecho 15km. Siempre preguntar por tiempo, porque las distancias no te dicen nada.
De Karajía me esperaba algo más, pero al final son sólo 5 sarcófagos y quedan un poco arriba del sendero, otra vez hechas en medio de una pared que parece que se va a caer en cualquier momento.

Muy buenos escaladores esta gente… ‘esta gente’ porque en todos los pueblos estos remotos la gente es indígena, hablando su propio idioma. Como siempre, no se trata de civilizaciones extintas, pero más bien de costumbres perdidos… la gente sigue ahí.

Parece que otra vez conseguí escribir un mega-texto… me da pereza empezar, pero luego me doy cuenta que han pasado tantas cosas que os quiero contar… Hace unos días estaba escuchando gente trepando por el tejado en una casa de playa, pensando en surf y ayer estaba mirando unas valles y montañas en los Andes Peruanos. Esta es la vida intensa!

Muchos besos!

3 Responses to “Bienvenido a Perú”

  1. Blanqui Says:

    Madre mía, chiquillo, da vértigo todo lo que te ha pasado en tan poco tiempo!.

    El complot de los “cacharrillos” que se estropean, Susi, el ladrón y las fiestas, brutales subidas, días de humedad y frío (¿será eso que estropea los cacharillos?), el valle de la longevidad ;-), el pinchazo y las cámaras, el barro, mucho barro…conducción ‘pa ir mu atento’ ¿eh? en todo tipo de superficie con la burra cargada…ay que miedo!.

    Y paisajes casi vírgenes, increíbles, lugares únicos, antiguas y lejanas culturas…

    Menudas vivencias en tiempo récord, ¡y has salido vivo¡ y con mucha más experiencias de ésas que no se olvidan ¿no?

    Ahí estás,viajero, un buen relato que no sólo molaría traducir, sino recopilar algún día ¿no?, para recoger las “infinitas aventuras cruzando América en moto a precio módico”…

    Muchos besotes,

  2. Pablo Says:

    Hey Mihaibike…
    Estas hecho un viajero motero con solera…muuucha solera. Esta muy bien el relato de tus nuevas tribulaciones. No te preocupes por los aparatos electrónicos por que no se suelen llevar bien con los viajes, lo que importa es que la “compañera” aguante, lo que no es poco viendo el tute que la estas dando por esos caminéjos embarrados.
    Yo que tu me pensaba viajar a lugares con sequía ofreciéndote como chaman de la lluvia…seguro que les cae una buena chupa y te forras. Bromas aparte, me alegro mucho que estés viviendo tu viaje con tanta intensidad. Te mando buenas vibraciones para que todo siga bien y para que te mejore la climatología.

    Un fuerte abrazo.

    • clandestilog Says:

      Pablo, acabo de poner otro texto, sobre los último días. Demasiada solera para mi gusto, pero me alegro de estar vivo, sano y poder contar todo esto. Ojala que la ‘compañera’ seguirá bien… yo la cuido, siempre cuando no la meto por todo tipo de caminos que no se pueden llamar carreteras. A esta pobre moto la tocó lo duro…. hay otras que descansan toda la vida.

      Pero bueno, creo que en unos meses estaré de vuelta a Madrid y organizamos un viaje a Marruecos en condiciones. Mientras tanto más vale acostumbrarse a estar mojado, no creo que esto mejore mucho en lo que me queda de viaje por Perú.

      Un gran abrazo!


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: